bolígrafos personalizados

Historia de los bolígrafos

Los bolígrafos personalizados son uno de los objetos más populares a la hora de hacer merchandising y regalos publicitarios para las empresas. Pero, ¿conoces su historia? ¿Cómo empezó todo? ¡Lo vemos!

Bolígrafos: ¿conoces su historia?

Estamos acostumbrados a utilizar el bolígrafo para todo y prácticamente no entendemos la vida sin este objeto tan práctico. Pero, ¿cuál es su origen?

Lo cierto, es que ya en la Prehistoria el ser humano escribía con los dedos para poder plasmar sus pensamientos. Mientras que en la Edad Media incluso recurrían a las plumas, para poder escribir o dibujar.

Y es que, lo cierto, es que el bolígrafo no se inventó hasta 1888. Su inventor fue John Loud, un curtidor de pieles de EEUU que en ese año puso una bola a un tubo de tinta con el objetivo de marcar las líneas en las pieles. 

Lo curioso, es que a pesar de haberlo inventado como tal, no llegó a patentar ni a comercializar el invento. Por lo que, el considerado creador del bolígrafo es Ladislao José Biro, de Hungría.

Cómo imaginas, en el momento de su creación, un bolígrafo era un objeto de lujo. Por aquel entonces, costaban mucho dinero y no estaban al alcance de cualquiera. Pero eso cambió con una marca que es muy reconocida actualmente, Bic.

En 1953, Marcel Bich lanzó los bolígrafos Bic. Ese momento supuso un gran cambio para el mundo, dado que un objeto de lujo pasaba a ser accesible para toda la población, a un precio muy muy bajo.

Su consolidación a través de Bic empezó en el año 1945, con la fundación de Société PPA a cargo de Marcel Bich y Edouard Buffard. Por aquel entonces, Biró vendió la licencia de su bolígrafo a esta compañía, lo que le sirvió para crear el primer modelo de BIC cristal

No obstante, uno de los hechos más curiosos por aquel entonces lo protagonizó el publicista Raymond Savignac, quien le recomendó a Marcel Bich que acortará su apellido para usarlo como nombre de marca, pasando de Bich a Bic. 

Por todo esto, la aparición del bolígrafo revolucionó por completo el mundo de la escritura y el dibujo, porque teníamos un objeto mediante el cual las personas podían expresarse, sin tener que hacerlo con las manos o con una pluma. 

El origen de la palabra bolígrafo

Aparte de la historia en torno a su creación, lo cierto es que su nombre tampoco es casualidad. La etimología de bolígrafo viene de bola y grafo (escritura en griego). Lo que hace que todo cobre aún más sentido.

Los primeros bolígrafos personalizados

El bolígrafo tal y como lo conocemos hoy es indispensable y por eso se comercializa como regalo publicitario o merchandising promocional, siendo uno de los objetos preferidos. Y es que, hay constancia de que en el antiguo Egipto quienes tenían un negocio ya regalaban objetos personalizados a personas con una influencia importante en la sociedad o para conseguir un trato de favor. 

Puede parecer que el hecho de regalar objetos promocionales es una estrategia de marketing de la época moderna, pero ya se hacía así antiguamente. 

¿Por qué son tan populares como regalo promocional?

Su popularidad como merchandising promocional no es en absoluto casualidad, dado que tienen muchas ventajas:

  • Es económico
  • Es práctico
  • Hay muchos diseños a elegir
  • Permite estampar el nombre del negocio y hacer publicidad 
  • Mejora la imagen de marca 
  • Es un must en el pack de bienvenida de los empleados

¿Conocías la historia del bolígrafo de esta manera? No cabe duda de que estamos ante uno de los objetos más interesantes y útiles que se han creado, por lo que esperamos que te haya resultado interesante.

Menú
Abrir chat
👋 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?